Inicio

Efecto Útil, Monitoreo de Organismos Públicos de Derechos Humanos busca que las instituciones de derechos humanos cumplan con sus funciones de protección, supervisión o promoción de los DDHH. Para esos fines y debido a las limitaciones operativas y económicas,  las actividades se han concentrado en algunas instituciones que se han considerado estratégicas.

(…página en construcción, puede irse consultando la información disponible…)

Instituciones de Derechos Humanos

Siguiendo el modelo de la Convención sobre Derechos de las Personas con Discapacidad, que en su artículo 33 establece dos tipos de instituciones: (1) las instituciones de derechos humanos que monitorean a (2) las instituciones de aplicación o realización de esos derechos; Efecto Útil se concentra en las primeras.

Asimismo, en el numeral 2 del mismo artículo 33, señala las instituciones de derechos humanos tendrían tres funciones: promover, proteger y supervisar los derechos humanos, estableciendo que estas tres funciones las pueden realizar las instituciones establecidas conforme a los Principios de París. En México, estas instituciones son las Comisiones de Derechos Humanos establecidas conforme al artículo 102, apartado B, de nuestra Constitución Federal.

No obstante, es necesario reconocer que esas funciones pueden cumplirse más ampliamente con la colaboración de otras instituciones. De esta forma, las funciones comprenderían las siguientes instituciones.

Proteger los ddhh

La función de protección se cumple cuando el Estado a través de sus instituciones de derechos humanos actúa ante violaciones de esos mediante la atención a víctimas, la investigación de esos casos y, en su caso, su enjuiciamiento, tanto para reparar el daño como para sancionar a la persona responsable –en aquellos casos en que la violación de derechos humanos también constituya un ilícito penal o administrativo.

Las instituciones que actualmente entrarían en este rubro y que desde Efecto Útil estamos buscando incidir serían aquellas que responden directamente a las violaciones de derechos humanos: de atención a víctimas, de investigación de esas violaciones (esencialmente comisiones de ddhh) y las de su juzgamiento para la reparación del daño.

Supervisar la realización de los ddhh

La función de supervisión se cumple cuando el Estado a través de sus instituciones de derechos humanos actúa, ante la falta de goce de los derechos humanos no atribuible a instituciones o personas específicas, para verificar cuáles son las condiciones estructurales que generan esos problemas, por lo que es necesario generar indicadores de derechos humanos, realizar políticas públicas, revisar el uso de los recursos disponibles a fin de maximizar su uso, desarrollar leyes apropiadas a las necesidades de la sociedad, etc.

Las instituciones que actualmente entrarían en este rubro serían aquellas que evalúan la política pública, las que deberían evaluar que los Presupuestos de Egresos fueran conformes a ddhh, aquellas encargadas de diseñar indicadores de ddhh, y aquellas de dar seguimiento a las recomendaciones internacionales de ddhh derivadas de la evaluación por país. En general, Efecto Útil tiene pendiente esta área (véase el apartado supervisión).

Promover los ddhh

La función de promover se cumple cuando el Estado a través de sus instituciones de derechos humanos actúa para generar mejores condiciones culturales, educativas, de capacitación y formación con la finalidad de que las personas puedan incorporar los derechos humanos y sus garantías a su vida cotidiana. Se trata de lograr una cultura de los derechos humanos como base para su goce. En general, Efecto Útil tiene pendiente esta área.

Instituciones de realización o aplicación de los ddhh

Todas las instituciones que no son de derechos humanos (1), también tienen obligaciones en esta materia y deben realizarlos o aplicarlos. Dentro de estas instituciones resultan trascendentales los poderes legislativos (federal y locales), dado que en este ámbito es donde se toman decisiones que amplían o restringen los derechos humanos. Por ello, en Efecto Útil consideramos estratégico incidir en este nivel al menos en el Congreso de la Unión y en el Congreso de la CDMX.

#NoMásTratoSelectivo

Enfocarse en las instituciones más que en casos específicos (que suele ser la forma tradicional), deriva de considerar que concentrarse en casos particulares ha dado lugar a que en las instituciones de derechos humanos atiendan con dos tipos de estándares a las víctimas: los casos acompañados por organizaciones de derechos humanos más fácilmente reciben una mejor atención, mientras que los demás casos usualmente permanecerán bajo un estándar deficitario.

Este tipo de consecuencias, favorecidas institucionalmente, es lo que desde Efecto Útil hemos denominado como trato selectivo. Tenemos claro que no es la única razón por la que el trato selectivo sucede, pero también observamos que esto permite que las instituciones de derechos humanos establezcan alianzas con sociedad civil que es favorecida por dicho trato, y que esto generen condiciones favorables para la reproducción del mismo mientras desaparecen las instancias críticas (salvo cuando las personas u organizaciones de ddhh se oponen específicamente a una administración en lo particular).

Esto no ayuda a que las personas, en general, puedan gozar de los derechos humanos, y creemos que si los derechos humanos sólo funcionan selectivamente, entonces no vale la pena luchar por ellos dado que sólo serán la nueva forma de dominación.

Desde esta perspectiva, consideramos que las personas son las principales víctimas de las deficiencias funcionales favorecidas en estas instituciones; no obstante, en algunas instituciones de derechos humanos también el personal que labora en ellas se ve afectado por esta forma selectiva de operación, ya que finalmente es el personal de abajo el que tiene que actuar directamente en contra de los propios derechos humanos para que la selectividad continúe, y si alguien se inconforma por la actuación institucional lo hará con la persona que directamente le atiende, no contra quienes dirigen las instituciones y que son quienes finalmente se favorecen porque no sólo no hacen el “trabajo sucio” institucional sino que cuando salen en cámaras por algo bien hecho quienes dirigen lo capitalizan. Al final de su periodo, quienes desde arriba dirigen parecen próceres de los ddhh pese a que las instituciones hayan invisibilizado y permitido infinidad de violaciones de derechos humanos.

Visibilizar este tipo de situaciones institucionales ha incomodado reiteradamente a sectores de los derechos humanos, y en algunos casos han realizado acciones en contra de Efecto Útil.

Talleres y generación de estrategias

Quienes están al frente de instituciones como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) o la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF – CDHCDMX), pese a tener evidencia de los problemas que genera el trato selectivo para las víctimas en las instituciones que dirigen, han optado por no atender esta situación y en cerrar las puertas a la participación de las víctimas y la sociedad civil en la revisión de las formas de operación.

Por ello, desde Efecto Útil hemos decidido dar talleres a víctimas u organizaciones que deseen combatir el trato selectivo con el objetivo de que a partir de sus casos puedan generar estrategias y sinergias contra esa forma de operación, de manera que no sólo su caso sea favorecido sino que se vayan generando condiciones para que el trato selectivo desaparezca.

Al parecer, dados los beneficios que les generan a las personas de ddhh que dirigen estas instituciones (y sus círculos de organizaciones cercanas), sólo la solidaridad de las víctimas y de algunas organizaciones con ellas, podría lograr que las instituciones de ddhh realmente funcionen para los ddhh.

Si quieres saber sobre nuestros talleres o solicitar uno para tu colectivo o para ti, ingresa aquí: talleres

(1) Estas instituciones serían las gubernamentales, legislativas y judiciales que no son específicamente de derechos humanos (no se omite considerar que en particular en relación a las instituciones judiciales esto se matizará progresivamente por el control difuso de constitucionalidad), o bien, también los organismos autónomos que no desarrollan funciones de monitoreo (protección, supervisión o promoción) de derechos humanos específicos (como por ejemplo, sí realizan las instituciones de transparencia o de no discriminación).